Actualidad

Inicio > Actualidad > SAI trifásicos SLC CUBE3 de Salicru protegen los sistemas de comunicación de fibra óptica de ONO

SAI trifásicos SLC CUBE3 de Salicru protegen los sistemas de comunicación de fibra óptica de ONO

Jueves, 1 de noviembre de 2012

Ono, la compañía de comunicación y entretenimiento por banda ancha líder en España, cliente de Salicru desde hace más de una década, ha vuelto a confiar en la compañía de Palautordera (Barcelona) para la protección de sus sistemas de comunicación de fibra óptica.  En esta ocasión, se han suministrado 9 equipos de la serie SLC CUBE3. Se trata de Sistemas de Alimentación Ininterrumpida (SAI) trifásicos con tecnología On-line de doble conversión y control DSP (Digital Signal Processor).

Ono ofrece de manera integrada servicios de internet, televisión y teléfono a sus clientes residenciales, así como servicios de telecomunicaciones de alto valor añadido a pymes, grandes empresas e instituciones. El operador cuenta con una red de alta velocidad desplegada a lo largo de toda España con capacidad para prestar los servicios más avanzados de telecomunicaciones. Para ofrecer un servicio óptimo a sus clientes es fundamental la protección más avanzada de su red frente a las alteraciones de la corriente eléctrica.

Los equipos SLC CUBE3 instalados, con potencias de entre 15 y 80 kVA, permiten proteger los amplificadores de señal y rectificadores de fibra óptica. El proyecto se complementa con la instalación de un bypass de mantenimiento y transformador de aislamiento para cada uno de los SAI y el servicio de mantenimiento 24 horas.

La gama SLC CUBE3, concebida con criterios de máxima eficiencia y ahorro energético, comprende potencias que van de 7,5 a 200 kVA, en un formato muy compacto, facilitando en gran medida su ubicación, y contando con más del 60% de materiales reciclables. Asimismo, para instalaciones muy críticas o con necesidades de crecimiento, los equipos son configurables en sistemas paralelo-redundantes sin necesidad de ningún hardware adicional. Su gran flexibilidad y adaptabilidad lo convierten en la mejor opción de protección y seguridad para un amplio abanico de instalaciones, como pueden ser infraestructuras, centros de datos, IT-networks, servicios financieros, procesos industriales y telecomunicaciones.