Actualidad

Inicio > Actualidad > La primavera, un peligro para la seguridad eléctrica de las empresas

La primavera, un peligro para la seguridad eléctrica de las empresas

Viernes, 1 de mayo de 2009

La primavera y el otoño son las estaciones que entrañan más peligro para la protección eléctrica de los bienes productivos y las que provocan las mayores pérdidas de información en el seno de las empresas, a causa de las subidas y bajadas de tensión que se producen en los equipos industriales como consecuencia del mayor número de tormentas eléctricas.

Según un estudio del Departamento Servicio & Soporte Técnico de Salicru, la empresa española líder en electrónica de potencia, durante el pasado año el mayor número de incidencias eléctricas se produjeron en la primavera y el otoño, con registros superiores al 28% del total en ambos casos. Así, en 2008, el mes con más incidencias provocadas por fenómenos meteorológicos fue octubre, seguido de abril, mayo ynio.

Este tipo de fenómenos meteorológicos, que provocan numerosas interrupciones y perturbaciones en el suministro de la red eléctrica, son causantes del 50% de los problemas ocasionados en los equipos eléctricos e informáticos y las pertinentes pérdidas de información empresarial en todo el mundo. Este hecho supone unas pérdidas que se sitúan en torno a los 26 billones de dólares, según los resultados del estudio anual del National Power Quality Laboratory de Canadá.

Este mismo estudio indica que, anualmente, se producen aproximadamente en un edificio de oficinas de cualquier ciudad del mundo, unos 36 picos de tensión, 264 bajadas de red, 128 sobre voltajes o subidas de tensión, 289 microcortes menores a 4 ms y de 5 a 15 apagones de red mayores a 10 segundos. Estadísticamente, de cada 100 perturbaciones, 40 causan pérdidas de datos o incidencias en las cargas conectadas.

Para hacer frente a las consecuencias que provocan las tormentas eléctricas, se deben proteger convenientemente las líneas de potencia. Los sistemas de alimentación ininterrumpida, protectores o filtros reductores y equipos estabilizadores, como los que componen la amplia gama de Salicru, son fundamentales para este fin.