Actualidad

Inicio > Actualidad > Aguas de Bilbao confía a Salicru la protección energética de sus equipos electrónicos

Aguas de Bilbao confía a Salicru la protección energética de sus equipos electrónicos

Miércoles, 4 de mayo de 2011

Más de 200 Sistemas de Alimentación Ininterrumpida (SAI) de Salicru se encargan de asegurar la continuidad y fiabilidad de la alimentación del sistema eléctrico del Consorcio Aguas de Bilbao, la entidad responsable del abastecimiento de agua potable y el saneamiento de las aguas residuales de más de un millón de habitantes.

Los SAI instalados son SLC Cube 3 y SLC Twin, principalmente, y sus aplicaciones son múltiples y variadas con incidencia en la práctica totalidad de los procesos de gestión de la energía del Consorcio: desde los centros de seguridad y control de la calidad del agua, a las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR), pasando por los equipos informáticos del departamento administrativo ubicado en las oficinas centrales. El tipo de contrato establecido incluye, además de la instalación, la asesoría y el mantenimiento técnico permanente.

SLC Cube3 es un SAI trifásico de tecnología on-line de doble conversión, disponible en potencias de 7,5 a 80 kVA. Incorpora como principales ventajas: una muy baja distorsión harmónica (THDi <1%), control mediante DSP de última generación, factor de potencia de entrada unidad (FP=1,0), control diseñado para soportar cualquier tipo de carga, capacidad de paralelo-redundante hasta 8 unidades, funcionamiento Eco-Mode, configuración flexible (cualquier combinación de entrada y salida monofásica/trifásica) y un amplio abanico de posibilidades de comunicación y de soluciones en autonomía.

Por su parte, SLC Twin es un SAI tipo on-line de doble conversión y está disponible en un abanico de potencias que van desde los 700 VA hasta 20 kVA, tanto con entrada monofásica –de 700 VA a 10kVA– como trifásica –de 8 a 20kVA–, todos ellos con salida monofásica. Ha sido concebido para dotar de flexibilidad a la gama de SAI de potencias medias, donde es especialmente importante conjugar una buena protección con la capacidad de adaptación a las distintas aplicaciones. Además, esta gama permite el crecimiento en paralelo de hasta 3 unidades, con o sin redundancia, con el fin de posibilitar una actualización constante en función de las necesidades sin tener que cambiar de SAI.